Buen Punto…


Colombia: una isla en el mar de la globalización
agosto 6, 2007, 9:50 pm
Filed under: Colombia, Desarrollo, Globalización, Humanidad, Libertad

Vestigios de la política de internacionalización implementada en Colombia se pueden ver a partir del gobierno de César Gaviria, cuyo plan de gobierno era una imitación del que fuera utilizado por Suiza. Si bien previamente otros presidentes habían adoptado la Apertura Económica (a partir de 1967 se fomentan las exportaciones ofreciendo demasiadas facilidades a las empresas. Esto disminuía la competitividad internacional y la calidad de los productos consumidos en el país. Además se restringían las exportaciones[1]) como la estrategia económica predominante en Colombia, sólo es con el período de 1990-1994 que se comienza a ignorar completamente el carácter sui generis de nuestra Nación a pesar de que, como lo afirma Beethoven Herrera, “Colombia atravesó sin rupturas los ’80, ‘La Década perdida para el desarrollo’”[2], a diferencia del resto de Latinoamérica.

El mismo Herrera se pregunta, como intuyendo lo que también pensaban Max Neef y Elizalde[3], si ¿nos hizo falta estudiar mejor y con más juicio lo que estaba pasando afuera?, ¿fue la causa de nuestro mediocre crecimiento durante las últimas décadas del siglo XX el proceso de sustitución de importaciones?, ¿cuáles son las dinámicas comparativas de los procesos regionales de integración y de la llamada “Cláusula Social” en los acuerdos comerciales?, ¿tiene sentido hablar de competitividad nacional?, ¿cuál debería ser la agenda económica internacional de Colombia en el siglo XXI?

El proyecto de obediencia servil que nuestro país ha seguido durante años (y que, seguramente, no terminará con el Régimen actual de Álvaro Uribe Vélez), que nos tuvo como el país que menos conflictos ha tenido con las instituciones ordenadoras de las relaciones económicas, monetarias y financieras internacionales[4], ha sido, sin duda, poco o nada exitoso: en estos momentos, países que atravesaron crisis dictatoriales durante el siglo XX tienen una economía más sólida que la nuestra y parecen adaptarse a esa Globalidad Imperial de gran manera. La pregunta que emerge en este punto gira en torno a la real conveniencia de adaptarse a un modelo diseñado para “un imperio que no asume responsabilidad por el bienestar de aquellos sobre los cuales gobierna”[5].

Como consecuencias de esa Apertura Económica, el desplazamiento de las brechas sociales en Colombia se ha hecho más notable, el capital humano calificado escasea y somos el país con el menor nivel de expectativa de vida en América. “El proceso de liberación comercial y cambiaria se adoptó sin el acompañamiento de las políticas adecuadas y los esfuerzos son en gran medida negativos en el proceso de desarrollo y de superación de las brechas sociales del país”[6].

Entonces la apertura económica hace parte del ideal neoliberal promovido por el presidente Truman de los Estados Unidos, para quien “todos los pueblos del mundo se movían en el mismo riel, algunos más rápido otros más despacio, pero todos en la misma dirección”[7]. Ingresar en ese carril vertiginoso y unidireccional, no es la solución; “millones de personas en colonias y países en vías de desarrollo han aprendido por amarga experiencia que si aumentan sus ingresos, también lo hacen los impuestos y alquileres que han de pagar”[8].

No hay duda de que pensar en “romper paradigmas”, un lugar común que no debería serlo, es la empresa más difícil (y perentoria) de la sociedad colombiana en general, y de nosotros como comunicadores, en particular. No es suficiente con aventurarse a lanzar diatribas anti-imperialistas como las de Arturo Escobar (quien reconoce lo sesgado de su punto de vista (“soy conciente de que la visión de modernidad presentada a continuación es terriblemente parcial y controvertible”[9].


[1] HERRERA, Beethoven. Colombia inserción en la globalización. Bogotá: Universidad Externado de Colombia, 2001.

[2] Ibídem.

[3] ELIZALDE, Antonio. Desarrollo Humano y ética para la sustentabilidad. Medellín: Universidad de Antioquia, 2006.

[4] HERRERA, Beethoven. Colombia inserción en la globalización. Bogotá: Universidad Externado de Colombia, 2001.

[5] ESCOBAR, Arturo (2004) Más allá del tercer mundo: globalidad imperial, colonialidad global y movimientos sociales anti-globalización. En: Nómadas (Bogotá) N° 20, abril 2004.

[6] HERRERA, Beethoven. Colombia inserción en la globalización. Bogotá: Universidad Externado de Colombia, 2001.

[7] SACHS, Wolfgang. La anatomía política del “desarrollo sostenible” y CARRIZOZA, Julio. La evolución del debate sobre el desarrollo sostenible (1996) en: La gallina de los huevos de oro. Debate sobre el concepto de desarrollo sostenible. CEREC – ECFONDO. Santafé de Bogotá.

[8] KOTTAK, Conrad Phillip. (1996) En: La gallina de los huevos de oro. Debates sobre el concepto de desarrollo sostenible. CEREC – ECOFONDO. Santafé de Bogotá.

[9] ESCOBAR, Arturo (2004) Más allá del Tercer Mundo: globalidad imperial, colonialidad global y movimientos sociales anti-globalización. En Nómadas (Bogotá) N° 20, Abril 2004.

Anuncios

2 comentarios so far
Deja un comentario

en relidadquisiera tenermas clarotodo esto que esta pasando …no entiendomuy bien en que nos afecto en todo nivel, cultural,politico ,, economico,,, y ademas si dicen que eso tiene susu ventajas,, porque ??? cuales ,,,estaria muy agradecida en enterderlo, gracias

Comentario por juliana paez

No te imaginas, Juliana, lo difícil que es dar un panorama general de lo que pasa en Colombia. Y más difícil aún es para mí, que soy comunicador y no economista.

Pero, en términos generales, lo que pretendo con este texto es que nos deshagamos de esa mirada de “desarrollo” que tanto daño nos ha hecho al pueblo latinoamericano: pensar que desarrollo es construir metrópolis como las norteamericanas o las europeas, o que cultura es escuchar música clásica e ir a la ópera, es un cliché que debemos abolir.

En fin, para que profundices más sobre este tema te recomiendo a ojos cerrados el libro “Desarrollo Humano y ética para la sustentabilidad” de ELIZALDE, Antonio, que da una nueva perspectiva de lo que deberíamos pensar como DESARROLLO. Si te interesa el tema, no debes dejar de leer este libro.

Comentario por Daniel Alejandro Urrea Peña




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: